viernes, 22 de diciembre de 2017

LOS EFECTOS DEL DOPAJE EN LA SALUD A LARGO PLAZO

El director de la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte (AEPSAD), José Luis Terreros, ha explicado a EFE que muchos deportistas desconocen todavía los efectos del dopaje, aunque incluso muchos que sí conocen esas consecuencias, prefieren obtener triunfos deportivos.

Terreros dirige desde el pasado mes de marzo el organismo que en España persigue el dopaje en deportistas de alta competición, aunque también se ha marcado como objetivo realizar una labor divulgativa sobre los peligros de determinadas sustancias en el deporte, porque cree que hace falta más concienciación.

Así lo ha explicado a EFE este médico riojano, especializado en salud en el Deporte, con motivo de un seminario sobre dopaje celebrado en Logroño en el que ha participado junto a parte de su equipo de trabajo.

Ha incidido en que la mayor parte de su cometido es "perseguir" el uso del dopaje. "Pero queremos desarrollar un programa preventivo importante, para explicar a los deportistas las consecuencias del uso de sustancias en su salud, en su carrera y en su propia vida".



Porque todavía hoy "las consecuencias reales del dopaje a veces se desconocen" y por eso pretenden difundir ejemplos, como el de las atletas femeninas de la antigua Alemania Democrática que tuvieron que cambiar de sexo por los trastornos que les ocasionó el dopaje.

"Ese es un ejemplo, pero hay muchas más cosas que explicar porque todavía hay un cierto grado de desconocimiento sobre la realidad de estas cosas, incluso sobre los efectos que tienen las sustancias en el rendimiento deportivo, que están sobredimensionados", asegura, en alusión a la información que reciben los deportistas.

Pero, sobre todo, "no conocen los efectos en la salud a largo plazo" y que el dopaje puede provocar la muerte, detalla.

Aunque lamenta que "incluso los deportistas que conocen esos efectos, los pasan por alto a veces".

Así, destaca que se ha realizado una encuesta a deportistas de alto nivel, "pero que todavía no han llegado a la cima de sus resultados" y en ella se les preguntó si estarían dispuestos a tomar algo que les asegurara una medalla olímpica, aunque también supieran que a los cinco años iban a morir por esa sustancia.

"Más de la mitad de los encuestados, de forma anónima, dijeron que sí", revela Terreros, para el que la explicación de esas respuestas está en "el gran atractivo que tienen los buenos resultados deportivos y lo que conllevan en notoriedad o dinero" y "por eso los ponen por encima de la vida y de su persona".

Está convencido de que "hay que poner coto a esa forma de pensar y promover otra cultura deportiva".

Y a la vez debe mantenerse el trabajo de perseguir las malas prácticas, con controles sorpresa a los deportistas de alto nivel, y avanzando en tecnología y reglamentación, explica.

Porque la tecnología ya ha ayudado "y ayudará más" en la detección del dopaje "sobre todo al unirla a cambios reglamentarios como almacenar muestras una década" que es "un tiempo en el que nadie puede estar seguro de que un nuevo método detectará lo que ahora no se puede" y "que te quiten lo que has ganado".

Terreros ha subrayado el esfuerzo que hace el Gobierno de España en la búsqueda de un deporte limpio y ha recalcado que en Europa, en función del número de licencias deportivas, la inversión de España en este campo es la mayor "aunque como es lógico, siempre querría tener un presupuesto ilimitado", bromea.

La Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte se encarga del control del dopaje en la alta competición, pero no pasa de lado el problema que supone el consumo de sustancias en el deporte popular, en especial de anabolizantes en gimnasios.

De hecho, advierte del "problema de salud pública al que nos vamos a enfrentar a medio y largo plazo" por esa causa, "porque lo que se toma, es devastador para la salud".

En realidad, asegura, esa situación "para el futuro, es más preocupante que otras, pero es cierto que el deporte de alta competición lo acapara todo".

Porque los anabolizantes "provocan seguro" problemas de hígado, en el aparato reproductor y de hipertrofia cardiaca "y aunque a unas personas les cause más daños que a otras, todos van a ir al sistema sanitario". "Por eso debemos luchar contra este problema también desde el Ministerio de Sanidad, que se lo va a encontrar encima".

Desde su Agencia intentan abordar este problema y por ello han buscado financiación europea para una campaña de prevención en gimnasios que se desarrollará en 2018 "con el objetivo de educar y concienciar a sus propietarios y a quienes acuden a ellos, porque en este caso es difícil luchar con represión".

(José Luis Terreros, director de la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte (AEPSAD))

(Vía iusport.com)

jueves, 30 de noviembre de 2017

OBESIDAD INFANTIL

La organización Mundial de la Salud (OMS) define la obesidad y el sobrepeso como una acumulación anormal o excesiva de grasa que supone un riesgo para la salud. Si hablamos de obesidad en edades comprendidas entre cinco y 19 años, y acudimos a estudios recientes, veremos que, lejos de decrecer, en los últimos 20 años se ha multiplicado por diez.

Esta situación nos aboca a un escenario dramático por las consecuencias que se derivan del hecho descrito, tanto a nivel de salud como económico y, como consecuencia, el aumento de los presupuestos de los Sistemas Sanitarios.



Todos estos datos corroboran que estamos ante un panorama poco alentador, que habrá que analizar para posteriormente tomar medidas que nos encaminen más pronto que tarde a ir erradicando esta pandemia del siglo XXI.

¿Qué causas inciden en el sobrepeso y la obesidad infantil? Este sería un primer interrogante a clarificar y un primer diagnóstico que nos ayudaría a presentar propuestas y medidas dirigidas a mejorar la actual situación.

La mayoría de los estudios realizados sobre esta materia hablan de una diferencia calórica entre la ingesta y el gasto y, por tanto, son varios los factores que influyen en el aumento del sobrepeso, de un lado un cambio nutricional que ha provocado un aumento de la ingesta hipercalórico con abundantes grasas saturadas y azúcares, en detrimento de una alimentación con más vitaminas y minerales. En definitiva, una alimentación más saludable.

Del otro lado, una clara tendencia en la disminución de la práctica de la actividad física deportiva motivada en muchos de los casos por las nuevas tecnologías audiovisuales, TV, Internet..., que, unido a un urbanismo más agresivo (se juega menos en la calle) y unos cambios en el modelo de transporte, han hecho que el niño y el adolescente hagan una vida más sedentaria.

Vemos pues la problemática y la solución a la larga se debiera dar con políticas activas, multisectoriales, multidisciplinares y desde los distintos ámbitos. El objetivo ha de ser la transversalidad entre Medio Ambiente, Educación, Sanidad, Urbanismo, etc.

Desde esta misma tribuna, en varias ocasiones, he reflexionado sobre esta temática y las posibles alternativas o soluciones y siempre he manifestado que cualquier campaña que difunda y profundice en todos los aspectos que rodean a la obesidad es buena y es un primer paso que sensibilizan y conciencian a la sociedad. Pero no pueden quedar solo en eso, sino que coordinadamente y en paralelo se deben implantar una batería de mediadas que den respuestas al diagnóstico, por otra parte muy definido.

Se debiera tender a regular el mercado de alimentos y bebidas poco saludables, legislando los procesos de distribución y comercialización de los alimentos, penalizando los no aconsejables y favoreciendo y fomentando hábitos nutricionales saludables.

Tiene una importancia vital que desde la propia Comunidad Educativa en primaria se amplíe el horario de Educación Física a un mínimo de tres horas semanales en horario lectivo y se potencie la actividad físico deportiva en horario extraescolar en el propio centro o en instalaciones deportivas municipales. Todo ello será inviable si no trabajan conjuntamente las instituciones públicas y preferentemente la Local y Autonómica.

No es una tarea fácil, la luz de alarma se ha encendido nuevamente y es el momento de pasar del discurso a los hechos y hacerlo transversalmente con todas las administraciones y en conjunción con el sector civil. Ésta será la única manera de conseguir resultados y de revertir la actual situación.

(Antonio Montalvo de Lamo, experto en deporte municipal y paralímpico. Vía Diario Marca)